Mitos, Cuentos y Leyendas de Juan Frio
Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

Villa del Rosario

Norte de Santander
COLOMBIA

 

INDICE

Página Principal

Actualidad

Reseña Histórica

Villa del Rosario Actual

Atractivos Turísticos

Lugares Importantes de Gran Descenlace Histórico

Próceres Rosarienses

Villa del Rosario en Fotografias

Sector Productivo

Links

Créditos

Dedicatoria

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MITOS, CUENTOS Y LEYENDAS DE JUAN FRIO
¡EL ESPANTO DE JUAN FRIO!

¿Hombre o Mujer?


Desde hace muchos años de los cuales ya no hay memoria, algunos choferes que se movilizan en las horas nocturnas en cercanías del corregimiento de Juan Frío rumbo a otros municipios, han visto el celaje de una mujer rubia de ojos azules que camina en el aire; varios vehículos la han arrollado pero se levanta sana y se pierde en el monte. Ancianos en el humo del paso del tiempo, aseguran que el espanto no es mujer, por lo contrario, fue un varón de pelo en pecho que contaba sus conquistas amorosas y al dejar la vida recibió la condena de salir a penar en forma de dama para que los lujuriosos admiradores le paguen con la misma moneda.

Por BETO RODRIGUEZ

Desde hace muchos años los viajeros que utilizan la carretera del corregimiento rosariense, de Juan Frío, para dirigirse a Herrán y Ragonvalia han visto a una extraña mujer que se le atraviesa a los autos y sale ilesa. Los atónitos conductores ven a la dama caer bajo las llantas de pesados autos, se levanta sin problema y se pierde en el monte. El fenómeno se presenta cada siete años, por ser este el número preferido por los entendidos en materia del más allá. Algunos choferes dicen que la femenina camina a menos de un metro del suelo, y que luego de las apariciones se escucha una bella melodía y un intenso olor a jazmines y azahares encanta el ambiente. Las extrañas apariciones de tan bella mujer han causado por temporada alarma entre los habitantes del corregimiento, rico en paisaje y criaderos de apetitosas cachamas, afrodisíaco alimento que levanta el ánimo a los pobres de espíritu. Desconcertados pilotos de diversos automotores, consideran que el asunto hay que prestarle atención y no han dudado en pedir ayuda a los espiritistas de Villa del Rosario, donde invocan los martes y viernes el ánima del caritativo Juan el zorro.

Pato
Ciertos creyentes de las apariciones de seres de ultratumba, dicen que el caso de la dama es verdad, pero no se trataba de una hija de Eva, sino de un hombre. El alma en pena a quien sólo se le conoce con el apodo de pato, fue un vago consumado, y despojaba, de pura confianza, a sus amigos de la bolsa y haberes.El tal pato era una especie de campeón del recorrido entre Caracas, Santa fé de Bogotá y ciudades intermedias donde buscaba refugio luego de cometer alguna fechoría. Pato era una verdadera trampa para atrapar gol`pes y con el tabique nasal roto y los ojos morados recurría a la limosna. Estuvo por pequeñas temporadas entre rejas, acusado de delitos menores y un día apareció muerto en las cercanías de la frontera. Hablaba mal de las mujeres. Contaba lo que hacía en cuestión de amores y por eso se convierte en ella y sale a pedir perdón para lavar los negros pecados.

Sodoma y Gomorra
Determinados ancianos próximos al fin de la vida, refugiados en la oración y demás prácticas de fé, desde el exilio en la capital del norte, afirman que el caso es verdad. Los veteranos de tantas batallas por la existencia, dicen que no se trata de una muerta, sino dos difuntas a quienes en vida llamaron por mal nombre las siniguales Sodoma y Gomorra. Las señoritas Sodoma y Gomorra hicierón de la vida un total carnaval, y en plan de fiesta se pasearon por la Villa Histórica para hacer víctimas a los atrevidos que se fijaran en el contoneo de sus candentes caderas. Las mujeres con sus apodos hicieron honor al recuerdo de las bíblicas ciudades y aquel que caía en sus garras perdía la razón y si era casado, terminaba el matrimonio. Las temibles hermanas enloquecieron a bastantes hombres, pero tuvieron la buena intención de no fijarsen en los pobres; apenas le lanzaban miradas de confusión y amor a las personas de reconocida capacidad económica y generosos del bolsillo. Las alegres parrandistas salen a pedir ayuda para librarse de culpas, convertidas en estatuas de sal, dijo un viejo curtido por el paso de los calendarios.

Dos hippies
En 1960 una pareja de jipis norteamericanos al serle negada la visa para pasar a venezuela, decidierón decidieron desplazarse de manera ilegal a la patria del Libertador. Según versiones de prensa, los melenudos con simbolos de la paz pintados en la cara, a pie, tomaron la ruta del histórico corregimiento. Con sus mochilas al hombro, los enamorados tomaron el camino a la frontera y nadie volvió a saber de ellos. Un mes después los cadáveres de los viajeros fueron encontrados en el río táchira, cuando las aves de rapiña y los gusanos habían celebrado un suculento festín. Los crédulos en asuntos de la fosa, aseguran que la gringa sale a espantar por haber sidi evangélica y porque murió sin confesión.

Un buquero
También achacan las eventuales aventuras de miedo a un “buquero”, que abandona el cementerio y busca entre los vivos, oración y terror para encontrar la paz que da el camposanto. “Lo de ladrones de autos son raros, porque en esa parte no hay rateros de coches”, dijo un morador de esa zona del departamento. Pero en cosas de la muerte apenas conoce los pecados quien los cometió y tuvo conciencia para aceptar dar pasos fuera de la ley divina. El ladrón de vehículos abandona la tierra, para darse un paseo de alegre difunto entre los que todavía disfrutan de la prebendas del planeta. El “buquero”, como se denomina en el argot del hampa a los especialistas en hurtar autos, mantuvo 3 hogares e igual número de mujeres en un desencadene sexual sin límite de tiempo y circunstancias de modo tiempo y lugar. Borracho contaba lo que hacía con sus cónyuges, y al poco tiempo de morir en Venezuela en las garras de la PTJ, los curiosos dijeron haberlo visto en noches de luna llena porque dejó dinero enterrado. Los mismos afirman que se convierte en ama de hogar porque con su purulenta lengua abatió la honra de cantidad de señoras virtuosas y perfectas madres.

Contrabandista
Veteranos y raizales hijos de la Villa del Hombre de las Leyes, han dicho que el cuento de la fantasma es la pura verdad. Aceptan la aparición de una mujer, pero en el fondo del intrincado episodio se trata de un hombre. Le echan la responsabilidad a un tal Angel que dejó 62 hijos diseminados entre los dos países. El mencionado tuvo éxito con el contrabando y hacía lo que quería con el poder de la cartera. Desató escándalo con sus romances, con orgullo, en medio de singulares borracheras mostraba la hombría, tan voluminosa que le cortaba el habla a los contertulios.
Le aconsejaba a los mirones seguir su ritmo de vida y en alguna fecha gozar del descanso eterno. Pero no ocurrió de igual manera, porque el bragueta loca se revuelve en la tumba y convertido en lujuriosa matrona sale a pedir clemencia entre los coquetos y polígamos conductores.

Una anciana
En la carretera de Juan Frío desde hace innumerables almanaques, las autoridades han levantado cadáveres de desconocidos en avanzado estado de putrefacción. En esa franja han aparecido cuerpos de hombres pasados a bala y quemados con ácido para hacer imposible la identificación. Los descompuestos cuerpos han recibido el albergue de la fosa con el distintivo de NN, y no se sabe el resultado de la investigación para hallar a los culpables de tan horrendos crímenes. Hace decenios un anciano gruñon y misántropo vivió en una hacienda de la frontera.
Se encerró en vida y apenas estrechaba comunicación con el mundo a través de correo. De esta manera se enteraba de los acontecimientos del palpitar nacional varias semanas después que ocurrían. Convirtió en esposa a una cocinera de 14 años, se dispuso a no dejarla salir y la encalabozo durante medio siglo. El vejete murió y sus 5 hijos entrarón en una descomunal pelea por la herencia. Culparon a la anciana de haber dado muerte al esposo, solicitaron necropsia que se realizó en 4 etapas y cada uno pidió copia del expediente para mostrarlos a la comunidad. La mujer devorada por las penas, se radicó en casa de un pariente y al corto tiempo dejó a un lado el derecho a respirar en verdadero estado y olor de santidad.
Desde entonces los parroquianos dicen que el vestiglo de la mujer, es el alma del cruel avaro, que dio de palos y puños a la pobre compañera de presidio. Los descendientes sabedores del espíritu económico del émulo del rico Mc Pato, en su momento derribaron la casa y escarbaron los rincones de la hacienda en pos del tesoro para pagar gigantescas cuentas de licor en renombrados burdeles.

UN FALSIFICADOR
A principios de siglo habitó en la frontera un habilidoso falsificador de dinero. El sujeto de marras hizo una perfecta réplica de las 30 monedas de plata del relato bíblico. Era tan ariesgado en su oficio que fabricaba billetes de 3 pesos y monedas de 3 caras. Lo llamaban el ministro de educación porque sacaba de problemas a los malos estudiantes de Venezolanos y les confeccionaba certificados con los honores necesarios y los graduaba en especiales ceremonias, en las cuales utilizaban a una verdaderarecua de calanchines. Los ilícitos negocios le producían bastantes ganancias al pretendido ministro, y, desde luego, se daba vida de lujo, derroche y lujuria. Convertido en un exégeta del exhibicionismo no era capaz de aguantar el impulso mórbido de tan aberrante pasión y en largas fiestas de varios soles y lunas, obligada a los concurrentes a seguir sus instrucciones en relación con el desnudismo. La capacidad de su cartera llevó a muchos a imitarlo, y luego que murió en una loca borrachera, algunos parroquianos dicen haberlo visto penar en forma de mujer.

Un chismoso
Vivió en la cuna del primer hombre de Colombia, un personaje por su inigualable capacidad para meterse en problemas a causa de su emfermedad originada en los chismes. Daba razón de las vidas ajenas y nunca de la suya. Era más metido que una gaveta y en 1971 hizo matar a una señora, un hijo y un vecino que la visitaba. El insólito protagonista de esa película veredal, en vez de sentirse mal por la tragedia, por el contrario sacó pecho y orgulloso dijo: “yo nunca hablo mentiras”. También a este enrredador lo culpan de convertirsen en mujer para pagar las deudas desde la otra vida. De todas maneras es una historia rara, porque en la parca no hay distinción de sexos, desenfrene y menos razones para que proliferan las ventas de condones.

tomado del diario La Opinión
digitado por: Martha L. Ayala R.

 

 

Sitio creado por José L. Forero A.
Promoción 1.993 Colegio General Santander (Villa del Rosario)
Analista de Sistemas del Instituto Polítécnico Bolivariano (Cúcuta)
Administrador de Empresas Universidad Francisco de Paula Santander (Cúcuta)

Escríbeme a ciberamigo@hotmail.com tus comentarios

 

Copyright © 1998-2009 [ Villa del Rosario en Internet ] Todos los Derechos Reservados

Resolución mínima de 800x600